Residencia Fonte do Santo, cuestión de cariño